Buscar

Todas somos hijas de bernarda alba

Se acerca el 8 de marzo, y se me hace imposible no comparar este año con otros en los que he salido a la calle a compartir el día con amigas, así en sororidad, comprendiendo que lo que le pasa a una, les pasa a todas, que no somos tan distintas, y que por años me creí el cuento de la rivalidad entre mujeres.


Me viene a la memoria las mujeres con las que he compartido mi vida, las que se fueron y las que aún permanecen y me siento agradecida por haber compartido pedacitos de mi vida con ellas. En mi cabeza se entremezclan distintos arquetipos, que reconozco en ellas y también mi, aún negando algunos de ellos, la seductora, la cuidadora, la niña, la fuerte, la víctima etc. Y así enlanzando un pensamiento traigo al presente a las hijas de Bernarda Alba, ese magnifico texto de Federico García Lorca.


Hace años trabajé como actriz en una adaptación, La casa de Bernarda Alba, fue un trabajo muy intenso en el que cada actriz (salvo el personaje de la abuela) era interpretado por varias actrices, de tal manera que me ponía en el papel de una de las hijas en cada acto que plantea el Lorca, así tuve el gusto de ser Magdalena, Martirio y Adela.


Sinopsis argumental: Bernarda Alba y sus cinco hijas permanecen encerradas en su casa para pasar el luto de Antonio María Benavides, último marido de Bernarda. En este encierro sólo les acompaña Poncia, la criada con la que han convivido toda la vida. La presencia de un hombre, Pepe el Romano, propuesto en matrimonio a la mayor de las hijas, desencadenará celos, envidias y traiciones entre las hermanas. Esta serie de sucesos trágicos conducirán al desenlace fatídico de la más joven de ellas, Adela.


El espacio escénico estaba planteado para ser rodeado por el público, de tal manera que nosotras actuábamos a pocos centímetros del espectador, una referencia a la asfixiante vida de estas mujeres, las actrices no desaparecíamos nunca de la vista del espectador. Todas usábamos la misma ropa y únicamente un objeto y nuestros cuerpos creaban los distintos personajes.




El planteamiento es que todas podíamos ser cualquiera de los personajes, que en realidad son arquetipos que en Lorca están llevados al extremo y son fruto de un contexto que está ya superado. Pero de una manera u otra, en nosotras estaba el potencial de ser la controladora y autoritaria Bernarda, que con su bastón de mando representa la autoridad y el poder dentro del sistema familiar. La oprimida, débil y enfermiza Angustias, cuyo destino es casarse con un hombre que no la ama, sólo por ser la que más dinero tiene. Magdalena, la que más sufre al ver el cruel destino que le espera al vivir 8 años de luto a su joven edad, sólo por el hecho de ser mujer (“Malditas sean las mujeres”, dice en un momento dado). Amelia, cuyo nombre significa “sin miel”, y que ya ha asumido su soltería, en una época en la que el destino de las mujeres era casarse. La atormentada y corrosiva Martirio, completamente enamorada de Pepe El Romano y celosa, hasta el odio, de su hermana Adela, la hija menor, la rebelde, impulsiva y amante de El Romano. El personaje de la criada, que hace labor informativa. La Poncia, la única que tiene por momentos una relación de igualdad con Bernarda, sabedora de todos los secretos de la familia, y María Josefa, la madre de Bernarda que vive encerrada por su locura, pero que es la única que se atreve a decir libremente la verdad.


Estos personajes, están basados en personajes reales, mujeres de carne y hueso vecinas del propio Lorca, ellas no tenían escapatoria, eran hijas de su tiempo y las circunstancia, y Lorca plantea tres únicas vías de escape a lo largo de tres actos, locura, amor y muerte. Nosotras, hoy tenemos la posibilidad la elegir, elegir ser, hacer, decidir y amar lo queramos y a quien queramos. Integrando nuestro femenino y nuestro masculino en nosotras, y experimentando varios yoes a lo largo de nuestra vida, unas veces Martirio, y otras Adela.




Entradas Recientes

Ver todo

Libros para regalar a un adolescente

En alguna ocasión he escrito sobre cuentos infantiles que ayudan a los más pequeños a reconocer las emociones y a transitar por algunas situaciones como un divorcio, una muerte etc. Las librerías está

ContactA CON SOMARTE

Tel: +34 664 674 119

hola@somarte.es

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon