Buscar

SALIR DEL HÁBITO

Carlos Pérez Marcos, en su entrevista en el canal de Somarte, hace mención la búsqueda de equilbrio, es decir, ir más allá del camino conocido y salir del hábito repetido.





Cuando me pongo a escribir sobre esto, me viene a la mente, la imagen de un sistema de equilbrios, en donde en un lado está el camino trillado, aquel que es de sobra conocido, sano o no, pero es eso, lo que hacemos habitualmente, y en el otro lado está lo no explorado, lo que no transitamos habitualmente. Es muy probable que el balanza esté moviéndose de arriba abajo durante gran parte de nuestra vida, nos divierte, entretiene y proporciona intensidad, pero lo más seguro es que llegue un momento en el que apetezca explorar otras posibilidades. Lo cierto es que se puede equilbrar, aunque para ello haya que ir probando hasta conseguir la estabilidad, estos momentos de plato arriba, plato abajo son los momentos de crisis.

Salir del hábito requiere de mucha consciencia, porque está tan grabado a fuego que indefectiblemente va a querer salir a flote dado que son automatismos que arrastramos del pasado. La consciencia requiere de un trabajo de atención constante, para ello es interesantísimo cualquier entrenamiento de la atención, meditación, mindfulness, consciencia corporal, o cualquier disciplina de entrenamiento de la atención que encaje contigo.

Los hábitos son muy necesarios, porque es la forma en que aprendemos a realizar ciertas actividades de manera efectiva. Es archiconocido ese estudio que indica que para que se genere un hábito, hacen falta 21 días de práctica, pero es un estudio muy contextualizado, si miras en tu propia experiencia, sabrás que para instaurar una nueva conducta sostenible en el tiempo, se necesita más de un mes, especialmente si estás tocando algún hábito sustentado sobre creencias muy fundantes. Uestudio de la Universidad de Londres (University College London) concluye que entre 18 y 254 días, y que la mayoría de personas lo consiguen a los 66 días, todo dependiendo de qué hábito se trate y de cuanto te motive. Como verás, aquí no hay fórmulas mágicas, y se trata de práctica, práctica y más práctica.

“Si cada día pones un puñado de arena, formarás una montaña”. Buda.

Los hábitos matan la creatividad, ganamos rapidez, efectividad y podemos alcanzar incluso la maestría, pero nos hacen funcionar en piloto automático obviando otras posibilidades, además estamos recorriendo los mismos canales neurológicos una y otra vez, seguramente alcanzando grados muy óptimos de resultado, pero como digo, matando otras posibilidades, es muy interesante introducir cualquier pequeño cambio que rete a tu cerebro (o sea, retarte a ti misma), hacer una acción con la mano contraria a la habitual, ir por un camino distinto al de todos los días, o hace cualquier modificación en tu vínculo con las demás personas. Si lo haces, escucha tus pensamientos, sensaciones y emociones, ahí tienes a tu observador interno. Si haces esto, es muy probable que en algún momentos aparezcan resistencias, dificultades o que incluso te olvides, cuando eso ocurra, observa que te dices. Introduce recompensas que te animen a seguir en el camino, comparte tus avances con tu entorno, e incluso te diría que los anotaras para que no se te olviden si tienes algún momento de bajón.


Entiende también la vida tiene sus procesos y el ritmo quizás no es siempre el que deseas, y que te puedes despistar mucho en el camino, de ahí la importancia de no perder la atención, y una vez que aparezca eso que te despista, pregúntate. ¿esto me acerca o me aleja de lo que yo quiero?.

ContactA CON SOMARTE

Tel: +34 619 331 900

hola@somarte.es

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2020 by Leticia Sánchez Arregui