Buscar

Decir no es, para muchas personas, algo muy difícil, porque tiene que ver con la capacidad de poner límites y con experiencias que han influido mucho durante la infancia. Te voy a ser sincera, es algo que me ha costado mucho tiempo aprender, así que te voy a contar parte de mi propia experiencia personal.

En lo personal, la única manera que he encontrado para poner límites de manera sana, esto es, sabiendo qué quiero, respetándome, y respetando a la otra persona y, por añadidura, quedándome satisfecha con cómo he actuado, es profundizando en mi propio auto conocimiento. Encuentro que es muy importante averiguar cuál es el impulso verdadero que lleva a decir casi siempre que si, este impulso es diferente en cada persona, tendrás que ver cúal es el tuyo. Tiene que ver con si estás respondiendo desde la niña/o de desde la adulta/o. En mi caso, he podido comprobar que decía que sí porque me emocionaba y entusiasmaba enseguida (como una niña) y además, había algo que tenía que ver con una necesidad de pertenencia y vínculo, tú motivación es algo que tendrás que investigar a través de poner conciencia.


Siguiendo con mi experiencia a modo de ejemplo, a corto plazo traía muchos beneficios (de esto hablaré en otro post), pero a la larga mucho desgaste y desmotivación. Y aquí va otro de los puntos interesantes a tener en cuenta, los beneficios a corto plazo y las consecuencias a largo plazo, y es que es el niñ@ quien quiere lo que quiere inmediatamente y el adulto quien valora si es el momento, básicamente sostener el retardo del beneficio.


Como ya he dicho, decir no tiene que ver con los limites, y métete esto en la cabeza: los límites no son egoístas y no hace falta hacer daño para ponerlos. Éstos pueden ser muy difusos o, muy rígidos, y en determinadas ocasiones puede aparecer nuestro instinto más conservacional, ese que ante la percepción de que hay un intruso tratando de traspasar ese límite (sea esto real o no), se pone a la defensiva actuando bajo un instinto muy primario diciendo No de una manera que lejos de ayudarnos, genera un especie de guerra con el otro.



“Y mientras más cercanas las defensas de las fronteras, más altas son las probabilidades de guerra y hostilidad. Encontramos que siempre, las guerras comienzan en las fronteras”. Fritz Perls



Hay una cosa que tienes que aprender, más allá de frases manidas, y es imposible gustar a todo el mundo, y aquí interviene la forma en que nos han educado, ya que hay dos factores determinantes en este sentido:


- Las consecuencias de las conductas: Cuando no querías dar un beso a alguien o prestar tus juguetes, ¿Qué te decían?, educar no es nada fácil y ser funambulista en esa delgada línea entre enseñar valores como el cariño, compartir etc. y respetar la necesidad y los sentimientos del niño/a es todo un reto. En cualquier caso, aquí son muy importantes los refuerzos y los castigos, (sobre todo los primeros). Piensa bien sobre qué es lo que te reforzaban cuando alguien te pedía algo y tu no querías prestarlo.


- Los modelos: Aprendemos de los modelos que tenemos, así que reflexiona sobre el tipo de relación que tenían tu padre y tu madre con respecto de los límites. Éstos, a nivel de expresión de los límites, se dividen en los siguientes estilos comunicativos.

-Sumiso: no expresan sus derechos y necesidades porque tienen la creencia de que pueden generar rechazo, o les cuesta hacerlo porque han tenido poco contacto con la energía de la rabia bien canalizada, incluso puede existir la creencia de que no es bueno disgustar a las personas.


- Agresivo: Excesivo contacto con la ira mal gestionada, percibiendo el mundo como un lugar hostil donde “si tu ganas, yo pierdo”, imponen sus ideas y tienen la creencia de que sus límites son más importantes que los de los demás.


- Pasivo-agresiva: Chantaje emocional. No se expresan lo que quieren claramente y externamente puede parecer una actitud pasiva, pero en el fondo se van a salir con la suya, no dicen No claramente, pero te pueden hacer sentir culpable si no era lo que ellos querían.


- Asertivo: Se respetan y respetan a las demás personas, en general pueden decir no y expresar lo que sienten, así como sus necesidades sin sentirse culpables, tiene mucha relación con el amor propio, y con el respeto hacia uno/a mismo/a, porque la idea es buscar un punto de encuentro entre el tu y el yo.


Revisa cómo fueron tus modelos y busca aquellos que te puedan servir en este momento.


En el siguiente post te daré algunas sugerencias útiles para decir NO.

ContactA CON SOMARTE

Tel: +34 619 331 900

hola@somarte.es

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2020 by Leticia Sánchez Arregui